viernes, abril 27Respiro y dejo de Pensar

Una fábula llamada PRANAYAMA

Todo comenzó hace muchos años en una pequeña población del oeste de India junto al mar Arábigo. Dos humildes familias, los Radhav y los Kumar que vivían una en frente de la otra. Ambas esposas quedaron al mismo tiempo embarazadas.

Los Radhav se dedicaban al cuidado de sus 4 vacas y a vender la leche que obtenían de ellas. La familia Kumar eran sastres. La relación entre ambas familias era excelente, como si fueran una sóla familia.

A los 9 meses nació el niño de los Radhav al que le llamaron PRANA y justo un día después nació la niña de los Kumar a la cual llamaron YAMA. Desde aquel día ya nada separaría a los dos recién nacidos, se criaron juntos, fueron a la misma escuela, jugaban juntos, compartían sus más íntimos secretos.

PRANA era pura energía, era incansable; YAMA era una niña a la que le gustaba tener todo controlado, muy ordenada; entre los dos formaban una pareja muy bien compenetrada, se complementaban a la perfección.

Los años fueron pasando y la unión de ambos jóvenes cada vez era más fuerte, se enamoraron locamente y al cumplir los 17 años decidieron unirse en matrimonio, PRANA y YAMA.

El día de la boda fue un día grande para el pueblo, acudieron todos los vecinos, hubo comida para todos, música, bailes,….. fueron 3 días inolvidables para la joven pareja. Se marcharon a vivir a una pequeña casa a las afueras del pueblo regalada por el padre de YAMA.

A los pocos meses YAMA quedó embarazada de su primer hijo al que al nacer llamaron UJJAYI (el victorioso). Desde muy pequeño le encantaba sentarse junto a la orilla del mar escuchando el sonido de las olas al romper. Aprendió a imitar ese sonido con su respiración. Fue un chico muy aplicado, muy optimista, siempre tirando para adelante de sus hermanos y amigos. Le encantaba ir dando abrazos a todos los vecinos del pueblo proporcionando calma y calor con ellos.

Nueve meses después del nacimiento de UJJAYI nacieron en un mismo parto dos preciosas niñas, a una de ellas la llamaron NADI SODHANA y a la otra ANULOMA VILOMA.

NADI SODHANA fue una niña conciliadora, siempre buscaba el equilibrio en todo lo que hacía en su vida. Era la que solucionaba los problemas en casa con su actitud conciliadora. No tenía preferencias por nada ni por nadie, todo el mundo era igual para ella.

ANULOMA VILOMA era igual que su gemela NADI SODHANA aunque algo introvertida, le costaba expresar sus sentimientos, se retenía las cosas, pero como su hermana buscaba que el equilibrio en su casa, con sus amigos, con sus cosas, fuera el adecuado.

Del tercer embarazo de YAMA nació BHRAMARI, niño algo inquieto al que desde muy joven le encantó la labor que su vecino realizaba, apicultor. Por las tardes después de la escuela se iba al terreno donde su vecino tenía las colmenas y se sentaba frente a ellas, observando el trabajo que realizaban las abejas. Cerraba los ojos y se tapaba los oídos con sus dedos e imitaba el sonido del zumbido de las abejas, le hacía gracia la vibración que ocurría en su cuerpo al hacerlo.

El cuarto embarazo de YAMA fue como su segundo, doble, aunque en esta ocasión los recién nacidos fueron varones, los llamaron KAPALABHATI Y BHASTRIKA.

KAPALABHATI aunque era muy buen niño, era muy brusco en su forma de comportarse, se expresaba con un tono de voz muy alto. Era un chico muy limpio y ayudaba a su madre en las tareas de limpieza de la humilde casa familiar. Solía salir a la calle con su escoba hecha con ramas a barrer toda su calle.

BHASTRIKA como buen gemelo era igual que su hermano KAPALABHATI aunque más perezoso, le costaba siempre levantarse de la cama para ir a la escuela, siempre tenían que estar animándole a hacer actividades. Aprendió la profesión de herrero de otro vecino de su calle.

Del quinto embarazo nació SAMA VRITTI, niña amable y con muy buen corazón pero muy cabezota, muy cuadriculada con sus ideas, nunca daba su brazo a torcer, siempre tenía que tener razón.

Del último embarazo, también doble, nacieron dos preciosas niñas, SITKARI y SHITALI. Como las más pequeñas de la casa, fueron las más “gamberrilas” de la familia. Les encantaba hacer burla a sus hermanos sacando sus lenguas. Nacieron con un problema en la piel que no les permitía permanecer mucho tiempo al sol, buscaban siempre la sombra, el frescor.

La familia que formaron el matrimonio PRANA y YAMA, fue una familia feliz, conciliadora, muy estable, armoniosa, todos juntos desprendían una paz inconmensurable.

Gracias a esta familia el mundo comenzó a ser un mundo más humano

“Cuando respiramos profundamente, es fácil sentir lo bueno que es el mundo, lo justo y lo hermoso. Estamos inspirados. Qué trágico es, entonces, que tan pocas personas respiren libremente y bien”. Alexander Lowen.

Víctor de Miguel

 

11 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *