viernes, febrero 23Respiro y dejo de Pensar

SURYA NAMASKAR-SALUDO AL SOL Parte VI

GENERADOR DE ENERGÍA

Surya Namaskar es una técnica de vitalización solar, una serie de ejercicios que nos recarga como una batería, permitiéndonos vivir más plena y alegremente con dinamismo y habilidad en la acción. La práctica se concibió con dos objetivos principales:
1.- Mantener buena salud física como parte de un sistema de vida iluminado.
2.- Prepararse para las técnicas del kundalini yoga y el despertar espiritual.

Los beneficios obtenidos a través de la práctica regular de Surya Namaskar superan con creces el ejercicio físico ordinario y, sin embargo, al mismo tiempo, ayuda a mejorar los resultados en cualquier actividad deportiva o cualquier otra forma de recreación física. Esto se debe a su efecto vitalizador directo sobre las energías solares del cuerpo, centrado en manipura chakra y fluyendo en pingala. Al mismo tiempo, cuando los asanas se realizan junto con pranayama conduce a un sistema equilibrado de energías en los niveles tanto físico como mental. Para entenderlo completamente, necesitamos conocimientos básicos sobre el marco psíquico de los nadis que energiza el cuerpo físico.

El aspecto dual de la vida

Vivimos en un mundo de dualidad: día / noche, luz / oscuridad, bueno / malo, introversión / extroversión, conocimiento / acción y así sucesivamente. Vivimos en un mundo de polaridades simbólicamente representado en el yoga como ida y pingala, y en muchas otras filosofías, por ejemplo, el yin y el yang del taoísmo. Estos símbolos pueden usarse para ayudarnos a entender nuestro universo en todos los niveles.

Según los Yoga Shastras, es la estructura de energía subyacente que da la vida al cuerpo humano. Las escrituras citan 72.000 nadis o flujos de energía en todo el cuerpo humano. Estos flujos tienen varios niveles interpenetrados e interdependientes, del mismo modo que un sonido tiene armónicos y subarmónicos. Pueden ser físicos (nerviosos, circulatorios, linfáticos, etc.), pránicos (corrientes más sutiles de energía que se relacionan con el cuerpo físico, como el metabolismo), mentales (corrientes del pensamiento) o psíquicos (sueños o visiones). Pingala nadi conduce prana shakti (energía vital) e ida nadi conduce manas shakti (energía mental). La siguiente lista indica las características de estos flujos de energía:

Ida                                                                                Pingala

La respiración fluye por la fosa nasal                       La respiración fluye por la fosa nasal izquierda                                                             derecha
Introversión                                                                    Extroversión
Conciencia                                                                     Energía y acción
Mente                                                                             Prana
Negativo                                                                        Positivo
Frío                                                                                 Calor
Femenino                                                                       Masculino
Pasivo                                                                             Activo
Luna                                                                                Sol
Subjetividad                                                                  Objetividad
Intuición                                                                         Lógica analítica
Lado izquierdo del cuerpo                                           Lado derecho del cuerpo
Lado derecho del cerebro                                            Lado izquierdo del cerebro

El número de atributos posibles para ida y pingala son infinitos, porque podemos ver esta propiedad dual en toda la naturaleza. En el cuerpo humano tanto el macrocosmos como el microcosmos se basan en estas dos polaridades, por ejemplo, arterias/venas, nervios simpáticos/parasimpáticos, sodio/potasio en la conducción de los impulsos nerviosos, etc.

El despertar la fuerza espiritual

Cuando los aspectos duales de ida y pingala se funden, una tercera fuerza entra en escena. Esta fuerza es el flujo de energía espiritual en el sushumna nadi. Su despertar sólo puede ocurrir cuando ida y pingala están perfectamente equilibrados. En un individuo, este despertar de sushumna se correlaciona con el despertar de energía en la médula espinal. La energía liberada transporta la conciencia individual a los reinos espirituales trascendentales más allá del tiempo y el espacio. Antes de que este despertar suceda, la mente y el cuerpo deben estar adecuadamente preparados durante un largo período de tiempo, y las energías deben fluir suficiente y uniformemente.

Surya Namaskar forma una parte básica de la liberación continua de energía pránica y el equilibrio de pingala nadi. Un cuerpo sano y una vida activa son la base para el desarrollo espiritual. Demasiadas filosofías en el pasado han ignorado este punto más básico. A menos que el componente físico pueda ser equilibrado e integrado en la estructura total del hombre, el despertar de la luz interior no puede llegar a ocurrir. La evolución, especialmente en el nivel espiritual, requiere equilibrio, de lo contrario la oscuridad y la ignorancia continuarán prevaleciendo.

Efectos fisiológicos

Para entender cómo Surya Namaskar trabaja en el cuerpo pránico y nadis, necesitamos tener una experiencia práctica y una comprensión clara de cómo cada asana trabaja individualmente. Entonces podemos entender la práctica como un todo. También debemos recordar que no sólo estamos tratando con asanas, sino también con pranayama, conciencia de chakras y mantras, que magnifican enormemente los efectos.

1.- Namaskarasana

Induce a un estado de introversión, relajación y tranquilidad, y obviamente activa anahata chakra.

2.- Hasta Utthanasana

Estira el cuerpo hacia arriba y hacia atrás. Los músculos de la espalda y el cuello están relajados y la parte frontal del pecho y el abdomen están estirados. Esto, combinado con la inhalación profunda, da un masaje suave al abdomen, mejorando la digestión. El estiramiento hacia arriba proporciona tracción a la columna vertebral, ayudando a mantener la salud de los discos intervertebrales y a tonificar los nervios espinales. Los brazos y los hombros están estirados y relajados al mismo tiempo. Esta postura puede ayudar a eliminar el exceso de peso, que puede ocurrir debido a su efecto sobre vishuddhi chakra  y la glándula tiroides, acelerando así el metabolismo. El prana se eleva hacia arriba a las partes superiores del cuerpo, impulsado por la inhalación.

3.- Utthanasana

Combina los efectos de una postura invertida con los de una postura de flexión hacia delante. Masajea los contenidos abdominales, especialmente el hígado, los riñones, la vesícula biliar, el páncreas, las glándulas suprarrenales, el útero y los ovarios. El abdomen entero se tonifica, eliminando muchas dolencias, tales como estreñimiento y otras molestias digestivas. El poder de la digestión aumenta. Los trastornos femeninos como el prolapso y las irregularidades menstruales se alivian. Un buen flujo de sangre se dirige a los nervios espinales a medida que se estiran, la venas varicosas se rejuvenecen y ayuda al retorno de la sangre al corazón.

La inversión aumenta el flujo de sangre al cerebro. La combinación de inversión y flexión hacia adelante es un poderoso medio para tonificar todo el cuerpo, ya que se ejerce presión sobre todas las principales glándulas endocrinas -genitales, suprarrenales, timo, tiroides y paratiroides, pineal y pituitaria. Se da un mayor énfasis al estiramiento pélvico y a swadhisthana chakra. El prana también se canaliza hacia las regiones inferiores del cuerpo a través de la exhalación. La fuerza descendente del prana (entre el ombligo y el perineo) se llama apana.

4.- Ardha Bhujangasana

Proporciona una ligera curva hacia atrás a la columna vertebral que relaja los músculos de la espalda. La zona abdominal también se estira. El estiramiento principal, sin embargo, está en la región pélvica. La pelvis empuja hacia abajo y hacia delante cuando se coloca una pierna hacia adelante mientras la otra se estira lo más atrás posible.

La concentración se sitúa en el entrecejo, ajna chakra, que está directamente vinculado con mooladhara. Las energías liberadas en la región pélvica ayudan a estimular ajna. El prana se mueve hacia arriba con la inhalación a lo largo de un nadi que se puede sentir a lo largo de la parte delantera del muslo, corriendo hacia arriba hacia ajna chakra. Si sus fosas nasales se encuentran obstruidas mientras realiza este asana, sentirá un inmediato sentimiento de alivio a medida que se estire cada lado.

5.- Utthita chaturanga Dandasana

Postura de firmeza, de fuerza, de determinación. Ayuda a fortalecer y a tonificar los músculos y tendones de brazos. También tonifica y fortalece muy bien los órganos abdominales. La energía queda retenida en esta postura en el interior de nuestra columna. Mentalmente es una postura que nos ayuda a parar, a que nuestros pensamientos queden estancados durante unos segundos. Ajna chakra es el punto de concentración.

6.- Ashtanga Dandasana

Desarrolla el tórax y fortalece los brazos, hombros y piernas. Acentúa las curvas espinales normales y envía sangre adicional a esta zona ayudando a rejuvenecer los nervios. Los músculos de la espalda experimentan una profunda relajación en esta postura. Manipura chakra es estimulado y se puede sentir la mayor liberación de energía en este centro, ya que la médula espinal es “masajeada” de arriba a abajo en esta posición.

7.- Bhujangasana

Da una compresión dinámica a la musculatura del pecho y del abdomen, aliviando muchas dolencias tales como asma, estreñimiento, indigestión, problemas del hígado y riñones, etc. Sirve como medio para liberar la tensión en los músculos de la espalda y los nervios espinales. Es uno de los mejores asanas porque estira cada vértebra de arriba a abajo secuencialmente según se va formando la postura. Esta postura tira de la columna vertebral hacia adelante hacia la cabeza y ejerce una tracción sutil en el extremo inferior de la columna vertebral en swadhisthana chakra.

Debido a la inhalación, el prana tiende a moverse hacia arriba en esta postura, sin embargo, ponemos nuestra conciencia en el área de swadhisthana chakra en un intento de estimular el prana en la fuente del flujo ascendente. Prana también tiende a moverse hacia arriba espontáneamente porque ha sido mantenido abajo durante las dos posturas anteriores.

8.- Adho Mukha Svanasana

Físicamente fortalece los nervios y músculos de los brazos y piernas, estira los músculos de la pantorrilla y los tendones de Aquiles y hace que la columna vertebral esté recta y estirada. Es un asana que relaja las venas varicosas, así como tonifica los nervios espinales. Se dice que estimula vishuddhi chakra porque la barbilla se coloca en el pecho, comprimiendo la glándula tiroides. El prana se dirige hacia abajo con la exhalación.

Efecto combinado

El cuerpo está compuesto de materia y energía. Los movimientos físicos hacia delante y hacia atrás son suficientes para aumentar el metabolismo y liberar energía. Cuando se combina con la estimulación del chakra, los efectos se mejoran aún más.

La médula espinal, el vínculo entre el cerebro y el cuerpo, es el conducto de todas nuestras energías. Dentro de ella están los ida y pingala nadis, por lo que su salud es de suma importancia. Surya Namaskar, siendo una serie activa y dinámica, ejerce su influencia principal en pingala nadi, especialmente cuando se practica rápidamente. Sin embargo, cuando se practica lenta y completamente con chakras y mantras, estimula tanto ida como pingala por igual, dependiendo de las habilidades del practicante.

Cuando practicamos Surya Namaskar de manera lenta, se da menos énfasis a pingala nadi y se da más tiempo al desarrollo mental. La práctica se transforma de una serie de asanas a una serie de mudras que conducen a un desarrollo más equilibrado. Es por esta razón que recomendamos una combinación de la práctica rápida y lenta, para la mayoría de nosotros requieren un poco más de estimulación en pingala nadi y refinamiento debido a la naturaleza de nuestros estilos de vida modernos. Antes de poder ahondar en la psique humana con mudras o meditación, primero debemos hacer que el cuerpo sea fuerte y saludable. Los canales para la eliminación de impurezas deben estar libres. En resumidas cuentas, todos podríamos hacer con un poco más de ejercicio físico.

Los canales pránicos del cuerpo son purificados por el realce y control del movimiento del prana en el cuerpo. Como cada asana ayuda y acentúa el flujo natural de prana arriba y abajo, los bloqueos se eliminan. Una vez completada la serie, estos flujos se mueven con mayor facilidad y mejoran las funciones corporales. Esta es la canalización constructiva de la energía en lugar de permitir que se disipe.

La canalización constructiva, o más bien la recanalización debido al efecto de desbloqueo, se potencia mediante la estimulación de manipura chakra. Aunque no nos concentremos conscientemente en manipura más de dos veces en una ronda, está profundamente afectado por la práctica y al mismo tiempo proporciona poder a los flujos de energía en pingala nadi.

Manipura chakra está situado en el ombligo, el centro de gravedad del cuerpo. Manipura significa “ciudad enjoyada”. Está ligada al plexo solar, que es un haz de nervios que se extienden desde un plexo central, como los rayos del sol. El plexo solar es gobernado por el sistema nervioso simpático, pingala nadi, y es responsable de la digestión y asimilación de los nutrientes. A nivel macrocósmico, el sol también es responsable del crecimiento de las plantas y la fabricación de alimentos, por lo tanto, es muy importante en términos de nuestra salud física. Surya Namaskar flexiona y extiende el cuerpo, estirando y comprimiendo el centro de gravedad y dándole la máxima estimulación. Aparte de ser bueno para la digestión, todo el cuerpo está siendo recargado de vitalidad cuando manipura chakra está en buenas condiciones.

Una vez que hemos practicado son asiduidad Surya Namaskar y nos familiarizamos con él, tenemos que avanzar en un enfoque gradual y sistemático. Primero estiramos lentamente las estructuras físicas, músculos y tendones y estimulamos los órganos internos. Una vez que tomamos conciencia de nuestras limitaciones físicas y empezamos a superarlas, podemos proceder a la conciencia pránica y trabajar a través de los diversos obstáculos y bloqueos en este nivel. Eventualmente aprendemos a controlar nuestro prana, a manipularlo y ajustarlo como deseamos. Entonces estamos listos para el siguiente estado que es la extensión del prana en los niveles mentales y psíquicos más sutiles.

Psicodinámica

En la fisiología yóguica el cuerpo se compone de componentes físicos, pránicos, mentales, intuitivos y espirituales. Los aspectos más sutiles son los más poderosos. La mente conduce el cuerpo. Por ejemplo, si podemos inducir un estado mental en el que visualizamos imágenes positivas y revitalizantes, podemos alterar estados negativos como la depresión, la ansiedad o la pereza. Esto es porque la mente y el cuerpo son inseparables. Son íntimos y, en última instancia, dependen unos de otros de su existencia. Al mismo tiempo, el poder de la mente es inimaginable.

Las técnicas yóguicas apuntan a desarrollar la flexibilidad en cuerpo y mente. A través de prácticas meditativas tales como antar mouna, llegamos finalmente a un punto en el que lanzamos cualquier pensamiento o sentimiento no deseado antes de que pueda afectar nuestro equilibrio. Para llegar a esta etapa se requiere práctica, experiencia y orientación. Hasta que tal hecho ocurra en la vida de un hombre o una mujer, hasta que tengamos una elección consciente sobre el contenido de nuestra mente, necesitamos otras técnicas para ayudar a inducir un estado positivo y creativo.

Surya Namaskar, como ya se mencionó, tiene un efecto sobre ida, así como pingala nadi. Esto es especialmente cierto cuando realizamos la práctica de manera lenta y aún más si es combinada con el uso de mantras o chakras. Al mismo tiempo hay otro aspecto de Surya Namaskar que ayuda a inducir un estado de espíritu positivo y revitalizado.Surya Namaskar, como ya se mencionó, tiene un efecto sobre ida, así como pingala nadi. Esto es especialmente cierto cuando realizamos la práctica lenta y aún más mejorada con el uso de mantras o conciencia chakra. Al mismo tiempo hay otro aspecto de Surya Namaskar que ayuda a inducir un estado de espíritu positivo y revitalizado.

Cada asana transmite una imagen a las profundidades arquetípicas de nuestra mente. Por ejemplo, la imagen de una cobra tiene un efecto muy potente y dinámico (tipo pingala). Puede haber pocas criaturas más poderosas e hipnóticas sobre la faz de la tierra. Las imágenes transmitidas por la postura del perro con la cara hacia abajo, la postura de la media cobra y la postura de los brazos levantados son también muy dinámicas. Es una hermosa y estética calidad de Surya Namaskar que encapsula imágenes tan dinámicas dentro de cada postura.

Como un ejercicio de contemplación, visualice cada asana de Surya Namaskar y sienta por sí mismo cuáles son los efectos de cada imagen. La interpretación siguiente de los efectos psicodinámicos de Surya Namaskar está diseñada para dar profundidad a la práctica y para estimular a cada individuo a formular su propia interpretación y a mirar en las profundidades de su propia mente para la experiencia intuitiva de la práctica.

Interpretación psicodinámica

Namaskarasama, como la primera y última postura de la serie, marca el comienzo y el final del tránsito del curso del sol desde el amanecer hasta el atardecer. Como tal, representa la paz, la tranquilidad y la belleza de la salida y la puesta del sol. Es la calma de los dos tiempos espirituales del día cuando las fuerzas de la oscuridad y la luz, ida y pingala, se funden y producen la tercera fuerza de sushumna, la luz espiritual. Nos permite afirmar nuestro equilibrio interior al inicio de nuestro día activo y enérgico, representado por los asanas más dinámicos y vigorosos, y también para poder restablecer rápidamente la serenidad cuando la necesidad de actividad ha finalizado.

Así, Namaskarasana proporciona la situación de flexibilidad mental, desde el momento en que podemos estar en paz con nosotros mismos para recoger nuestros recursos antes de bucear en el mundo, hasta el momento en que emergemos, habiendo consumido nuestra energía en la actividad diaria. Como el asana se realiza con exhalación esto indica a la vez introversión y entrega de sí mismo al mundo.

Desde Namaskarasana, pasamos a Hasta Utthanasana en el que nuestras manos y la cabeza se extienden hasta su punto más alto. A partir de este punto, la cabeza y el cuerpo se moverán gradualmente hacia abajo de modo que en el centro de la serie el cuerpo esté en su posición más baja, mientras que el sol está en su punto más alto. Hasta Utthanasana se puede considerar entonces para indicar el dibujo de la energía del sol recién levantado, no sólo a través de la respiración, sino a través de cada poro de piel en nuestro cuerpo. Esta es la energía que usaremos para sumergirnos en nuestra ajetreada vida diaria, representada por el siguiente asana, Utthanasana.

Asanas como Utthanasana y Adho Mukha Svanasana representan la introversión, pero son más simbólicos que la introspección necesaria para llevar a cabo nuestros deberes diarios, que la retirada profunda de Pratyahara. Proporcionan un equilibrio a la extroversión tan característica de la vida cotidiana. Utthanasana precede a Ardha Bhujangasana, dándonos la sensación de buscar en el interior la inspiración y las respuestas a los problemas que tenemos que afrontar de lleno y con valentía en nuestra vida cotidiana. Después de haber mirado al cielo para la inspiración miramos a la tierra para el equilibrio y la estabilidad.

Ardha Bhujangasana representa el poder y el coraje necesarios para afrontar los problemas de la vida y la autoconfianza que surge cuando hemos mirado dentro y hemos entrado en contacto con nuestro guía interior (ajna).

Ashtanga Dandasana representa nuestras energías en su punto más bajo. Cuando el sol está en su extremidad, ya sea al mediodía o a medianoche, estamos en nuestro período más vulnerable, ya que este es el momento de la inercia (tamas), cuando la mayoría de la gente siente la necesidad de descansar o dormir. Como tal, este asana representa nuestra completa entrega al poder del sol del mediodía.

Utthita Chaturanga Dandasana representa la fuerza y la desconexión al mismo tiempo de todo lo que nos rodea. Una postura de firmeza corporal y mental.

Bhujangasana representa nuestro despertar del sueño. El resurgimiento del conocimiento desde la ignorancia, el despertar de la energía vital rajásica a partir de la inercia de tamas. Cuando la serpiente, representando la sabiduría, surge, comenzamos nuestra ascensión hacia el estado sátvico espiritual equilibrado.

Vemos que sincronizamos con el viaje del sol a través de los diversos estados, los asanas representan el estado de nuestras energías vitales, de pingala nadi, desde su pico al amanecer, hasta su punto más bajo a mediodía (o medianoche) y otra vez desde su pico al anochecer.

Aunque la interpretación anterior es sólo una de muchas posibilidades, el uso de tales imágenes presta poder y profundidad a la práctica y lo eleva de lo puramente físico. Son imágenes como éstas, y su contemplación, las que desplazan el equilibrio de la asimetría mental desde lo negativo hacia lo positivo. Cuando estos aspectos se combinan con el bienestar físico experimentado debido a la estimulación de pingala nadi, los efectos mentales se refuerzan.

Por lo tanto, usamos surya Namaskar como una matriz sobre la cual girar y transformar la mente, especialmente cuando sostenemos tales imágenes dentro de la mente mientras practicamos. Por lo cual, conjuntamente, la vitalidad física y la salud mejoran.

Los Ritmos de la Vida

Los órganos de un cuerpo sano son como los instrumentos bien afinados de una orquesta que son conducidos desde el cerebro a través de un sistema nervioso. Cada órgano funciona en ritmo y armonía con todos los demás órganos del cuerpo, realizando su función cuando se requiere su actividad. Sin embargo, un cuerpo insano está fuera de tiempo y discordante. Esto ocurre cuando nuestros sistemas de energía están agotados o sobrealimentados con energía vital; o cuando una parte de los circuitos neuronales de control no está dirigiendo el cuerpo apropiadamente.

Los ritmos diarios o diurnos del cuerpo son establecidos por el medio ambiente y por nuestro estilo de vida. Los ritmos interiores no sólo deben estar en sintonía con las necesidades internas, sino que deben trabajar en armonía concertada con las demandas y fuerzas externas. Muchos de los ritmos interiores son establecidos por el patrón diario de luz y oscuridad y por nuestro patrón de actividad dentro de la revolución diaria de la tierra mientras gira sobre su propio eje alrededor del sol. El profesor Wieslaw Romanowski del Departamento de Fisiología de la Academia de Educación Física de Varsovia, pionero en la investigación de los asanas, afirma que “el movimiento y el ritmo son característicos del universo en el que vivimos … En ciertos organismos vivos los cambios funcionales rítmicos se producen dependiendo de la periodicidad de los procesos que ocurren en el ambiente interno y conocidos como ritmos exógenos (externos), y existe también una rítmica específica en la unidad biológica de ritmicidad endógena (interna) “.

Según la teoría de los biorritmos, estos ritmos internos y externos pueden clasificarse de las siguientes maneras según su frecuencia:
1.- Baja frecuencia, tales como las estaciones y ciclos mensuales.
2.- Frecuencia moderada, como los ciclos respiratorios y cardíacos.
3.- Alta frecuencia, como la pulsación de sistemas enzimáticos o los átomos de un cristal.

En nuestro estudio de Surya Namaskar, es el grupo de ritmos de frecuencia moderada lo que más nos interesa, porque son visibles y perceptibles y por lo tanto pueden ser fácilmente observados por nosotros en cualquier momento. Ellos son el primer paso a nuestra comprensión de las frecuencias más altas y más bajas alrededor de nosotros. La frecuencia media también incluye ritmos circadianos (día / noche), cardíacos (corazón) y peristálticos (abdominales).

La vida moderna ha apartado al hombre de la influencia benigna y rítmica de la naturaleza. Los ritmos internos, la inherente naturaleza mecánica de los sistemas nervioso y endocrino, se han desequilibrado a través de los efectos del estrés y la tensión, dando lugar a sentimientos de incomodidad y falta de bienestar, y conduce a la enfermedad y a la neurosis. Las ondas cerebrales de la mayoría de las personas “normales” indican claramente la falta de integración entre los hemisferios cerebrales, formando patrones aleatorios y asimétricos.

En estudios clínicos vemos esto, por ejemplo, como una parte del cuerpo se relaja mientras que la otra parte se estresa. Esto muestra falta de armonía concertada entre las partes. Más bien, los órganos asumen autonomía y actúan como entidades separadas (esto puede ser el reflejo microcósmico de una situación macrocósmica). La experiencia subjetiva es la de los patrones de pensamiento desordenados, los estados maníacos leves, la incapacidad para concentrarse y la inestabilidad emocional y mental. Los efectos pueden ser graves.

Con el fin de reanudar la función rítmica interna normal, tenemos que encontrar alguna manera de ajustar los patrones que se han convertido en desorden durante quizás muchos años. Esto requiere herramientas o técnicas que puedan penetrar en el “estroma” del sistema nervioso, cuya malla básica consiste en componentes sensoriales, motores y autónomos. Es este estroma el que determina parámetros tales como patrones de ondas cerebrales, personalidad, cómo pensamos, sentimos y respondemos al mundo externo. Es el responsable de mantener los hábitos y las respuestas condicionadas, ya sea desde la enfermedad o desde la salud. El estroma se puede modificar si sabemos cómo hacerlo.

Probablemente la mejor manera de contrarrestar los ritmos corporales no saludables es superponer nuevos ritmos psicofísicos de una naturaleza promotora de la salud. Los productos químicos, las terapias de choque, los nuevos modos de comportamiento y el condicionamiento, las técnicas psicológicas y muchos otros métodos se han utilizado a lo largo de los siglos en un intento de mejorar la función interna y la experiencia, sin embargo, con poco éxito. En realidad, no cambian el estroma neural ni alteran radicalmente la estructura mental y, por regla general, no logran cambios duraderos.

El método yóguico de alterar ritmos internos funciona de una manera lenta y sistemática. No intenta cambiar radicalmente nada. Más bien trata de moldear y modificar lentamente las estructuras existentes convirtiéndose en una nueva y saludable extensión de nuestro día a día. Proporciona una fuerza benevolente regular y consistente que fluye con naturalidad y refuerza los ritmos corporales inherentes naturales. Trabaja con la naturaleza, no contra ella. Esta es la razón por la que las prácticas de yoga tienen que realizarse regularmente, a diario, aunque sólo sea durante unos pocos minutos.

Cuando realizamos Surya Namaskar a diario agregamos un nuevo factor a nuestras vidas; una ordenada, secuencial, sistemática, energizante, purificadora serie de posturas, respiración, mantras y la estimulación de los chakras. Es como una droga o un remedio para la salud tomado todos los días antes del desayuno. Es como si inyectáramos unas pocas partículas de prana en las estructuras ya existentes. El crecimiento del cuerpo continúa. El metabolismo, la conducción nerviosa, las secreciones hormonales endocrinas, las actividades diarias, todos siguen su actividad natural normal, sin embargo, se ha añadido un nuevo factor que con el paso de los meses y los años v sutilmente alterando los patrones y los ritmos. Es como añadir una pizca de sal a los alimentos y alterar perceptiblemente el sabor.

Imponer un ritmo externo saludable a un ritmo ya existente, hace que lo modifique. Imponer un ritmo sano, natural, ordenado y armonizador como Surya Namaskar sobre un ritmo desordenado y enfermo tiene un efecto aún más drástico. Los investigadores polacos T. Pasek y W. Romanowski afirman que los procedimientos psicoprofilácticos de los cuales forman parte los asanas en Surya Namaskar “pretenden producir una secuencia ordenada y estabilizada de estados funcionales y relajación caracterizada por un ritmo biológico”. Llaman a este ritmo “ritmo controlado” para contrastarlo con las otras dos formas naturales, interiores y exteriores. Este mecanismo puede manipular los ritmos internos de la misma manera que un selector en una radio altera la frecuencia que se recibe.

Surya Namaskar surge como un poderoso medio para ejercer un control consciente sobre nuestros sistemas interiores del cuerpo, generalmente ocultos, un regulador o mecanismo de ajuste fino para los procesos del cuerpo. Nosotros mismos emergemos de las fuerzas constrictivas de los patrones de hábitos neuróticos e inapropiados y fuerzas internas convincentes y comenzamos a disfrutar de una vida más creativa y espontánea, que está en sintonía con los ritmos solares de la naturaleza.

*Fuente:

SURYA NAMASKARA, A TECHNIQUE OF SOLAR VISUALIZATION

Swami Satyananda Saraswati

Yoga Publications Trust

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *