lunes, febrero 26Respiro y dejo de Pensar

SURYA NAMASKAR-SALUDO AL SOL Parte IV

EFECTOS SOBRE LOS MÚSCULOS

El siguiente capítulo da cuenta de los efectos de Surya Namaskar sobre los músculos del cuerpo, la mayoría de los cuales se ejercitan durante su práctica. Está pensado especialmente para profesores y terapeutas de yoga, como guía para desarrollar una mejor técnica y estado físico. También puede ser útil para el individuo que quiere entender lo que está sucediendo físicamente durante la práctica, y qué músculos deben relajarse, contraerse o estirarse dentro de las diferentes asanas.

1.- Fuerza

Es importante recordar que Surya Namaskar no busca desarrollar músculos hipertrofiados o sobredesarrollados. Más bien está diseñado para estirar, tonificar y realinear las estructuras músculo-esqueléticas, desarrollando una mejor postura y salud y reintegrando mejor la función total del cuerpo a través de este realineamiento. Debemos ver nuestros músculos en perspectiva, en armoniosa interrelación con los otros órganos del cuerpo.

Cada músculo está compuesto por un número de fibras y cada fibra está compuesta por segmentos deslizantes que encajan uno en el otro de manera muy similar a una puerta corredera. Hay una cierta alineación de fibras que permite una eficiencia óptima. Por ejemplo, si desde la posición de reposo nos movemos en cualquier dirección desde una alineación óptima, la fuerza que cada fibra realiza para estirar el músculo  disminuye. La fuerza no es tanto una función de la masa muscular, es más consecuencia de la consolidación y el esfuerzo coordinado de las fibras individuales dentro de cada músculo. Si existe una tensión excesiva, las fibras musculares no se alargan lo suficiente y la fuerza es entonces más una cuestión del número de fibras en funcionamiento que la coordinación. Esto suele ocurrir a los levantadores de pesas. Si las fibras del músculo son demasiado largas puede que no funcionen correctamente en absoluto. En resumidas cuentas podemos decir que la fuerza que desarrollemos en cada asana depende más de la coordinación en el movimiento que en la fuerza en si misma. A mayor coordinación en el movimiento menos esfuerzo físico realizaremos.

2.- Equilibrio

La gravedad ejerce una fuerza sobre todos los objetos materiales. Cada parte y segmento del cuerpo humano tiene un centro gravitatorio alrededor del cual funciona. Cada centro de gravedad también influye en el centro general de gravedad del cuerpo. Este centro de gravedad cambia continuamente según la posición del cuerpo. En cada posición, ya sea acostado, sentado, manteniendo una postura erguida o en movimiento, el concepto de equilibrio está siempre presente. El equilibrio físico sólo puede mantenerse si la gravedad se neutraliza. Esto ocurre a través de:
– la presión de las articulaciones articulares entre sí
– resistencia de ligamentos
– contracciones musculares sostenidas coordinadas por el sistema nervioso sensorio-motor.

El equilibrio del cuerpo mejora a medida que el área en contacto con el suelo aumenta ya que el centro de gravedad baja. El equilibrio no es una cosa estática. Requiere un ajuste continuo en relación con nuestra postura fluctuante, los movimientos, el ciclo de la respiración y el nivel de conciencia.
El cerebelo, en la parte posterior del cerebro, juega un papel esencial en el mantenimiento del equilibrio del cuerpo. Aquí los receptores auditivos, visuales, sensoriales y musculares se reúnen y se integran para determinar y mantener nuestro estado postural a través de retroalimentación y reevaluación continua a nivel consciente y autónomo (vegetativo) del sistema nervioso.

3.- Calma

En Yoga, antes de pasar a cualquier nueva posición, la conciencia de la posición inicial es de suma importancia. La compostura es tan necesaria aquí como lo es antes de comenzar cualquier práctica espiritual o tarea importante. En Namaskarasana (Postura nº 1), por ejemplo, debes primero tomar conciencia de la incesante actividad que los músculos posturales están realizando para mantener el equilibrio estático. Date una oportunidad para desarrollar la conciencia de este sutil trabajo. Esto desarrolla una conciencia nueva y más grande que deberíamos poder llevar a las posturas más dinámicas. Debemos tratar de reconocer el sutil equilibrio entre tensión muscular y relajación.

NAMASKARASANA

Namaskarasana es una posición de compostura, tranquilidad y estabilidad. Es un símbolo de esa etapa en el desarrollo evolutivo del hombre cuando se puso vertical y erguido. Por lo tanto, en Namaskarasana, nos interesan los músculos responsables de mantener una postura erguida.
Otros músculos importantes en los que se mantiene un tono de reposo para estar en Namaskarasana incluyen:
– Pantorrillas: sóleo, tibial anterior, poplíteo.
– Muslos: aductores, isquiotibiales (bíceps femoral, semitendinoso, semimembranoso).
– Tronco: los músculos espinales y abdominal anterior son esenciales.
– Área escapular: trapecio, romboide.
– Cuello: los músculos anterior y posterior son necesarios para mantener el cuello en posición y la cabeza erguida.

Postura erecta
Los músculos responsables de la postura erguida mantienen la columna vertebral, mantienen sus curvaturas, trabajan las piernas y sostienen la cabeza.
*Pies y piernas: los músculos de la parte delantera de las piernas que sirven estirar o elevan los dedos de los pies y permiten que se mueva el pie hacia arriba, constantemente ajustan el centro de gravedad del cuerpo para que se lleve hacia adelante sobre la base de los pies. Con los ojos abiertos y luego cerrados, fija tu conciencia en este punto de ajuste más bajo y experimenta el estado de equilibrio muscular dinámico necesario para mantener el equilibrio.

*Caderas: Los músculos psoas son esenciales para mantener una posición erguida. El psoas une las piernas al tronco, uniendo los transversos de las vértebras lumbares con el trocánter menor del fémur (hueso superior y externo del muslo) de cada lado. Es este músculo el que da a la parte inferior de la espalda su característica curva hacia adelante, llevando el centro de gravedad del tronco hacia delante, por encima y entre los pies. Su función es ayudar al cuerpo a ajustar su posición en el espacio. El músculo psoas constantemente se contrae y libera para ajustar la postura. Está involucrado en un proceso dinámico.

La acción del psoas se modifica por la acción del diafragma, que es una fina lámina de músculo responsable de la respiración. Las fibras inferiores del diafragma acentúan el balanceo de la zona lumbar para llevarla hacia delante. El diafragma se contrae con cada respiración y por lo tanto afecta al psoas, a la postura y al equilibrio. Podemos entender mejor cuán sutil y sensible es el control de estos músculos que regulan el cuerpo. También es fácil ver que la tensión, que impide que estos músculos actúen completamente, interfiere con la postura, creando un balanceo excesivo, síndrome de pelvis congelada u otras disfunciones estructurales.

*Tronco: El cuadrado lumbar se origina de la unión de la cresta ilíaca (cadera) y del ligamento iliolumbar (faja pélvica) y está conectado a la costilla inferior y a las cuatro vértebras lumbares superiores. Ajusta el centro de gravedad del tronco sobre las piernas.

*Columna vertebral: Los músculos transversoespinosos cortos y profundos que se mueven oblicuamente hacia arriba y el centro desde los procesos transversos hasta las espinas de las vértebras son los principales músculos posturales relacionados con el mantenimiento de la columna vertebral erguida. Se apoyan en los intertransversos, pequeños músculos entre los procesos transversos de las vértebras y los interespinosos, que se colocan en parejas entre las espinas de las vértebras contiguas. Además de esto, los músculos transversoespinosos transmiten los impulsos nerviosos a otros músculos posturales situados delante y detrás de la columna vertebral para mantener sostenida la contracción que mantiene el tronco erecto y firme.

*Cabeza: Sostenida en posición vertical por los músculos esplenio de la cabeza, escaleno medio y escaleno posterior que a su vez refuerzan la parte posterior de la columna cervical, centran la cabeza en el tronco y permiten que la cabeza se mueva hacia adelante y hacia atrás.
Estos músculos posturales, en la posición vertical, se trabajan siempre en todas las posturas de pie y no serán enfatizados en las descripciones de estos asanas a menos que requiera un estudio más específico por el asana en cuestión.

Mejorar la postura

En Namaskarasana podemos usar la conciencia muscular y el estiramiento del cuerpo para ayudar a nuestra conciencia a ascender a niveles más altos. Namaskarasana es mucho más que estar de pie con las manos en la posición de saludo. Para mejorar la postura durante Namaskarasana, prueba las siguientes sugerencias:
1.- Para reducir el arqueamiento en la parte baja de la espalda, contraiga ligeramente los glúteos mientras que al mismo tiempo mantiene la pared abdominal ligeramente contraída hacia dentro. El transverso del abdomen, el músculo más profundo de la pared abdominal (que se extiende entre la cresta ilíaca y la 12ª costilla), y cuya principal función es la de mantener el cuerpo erguido y favorecer la postura corporal. La presión del diafragma y el transverso del abdomen establecerán presión intra-abdominal e intra-torácica y, en el caso específico de Namaskarasana, mantendrán la pelvis y la región lumbar en la posición correcta.

2.- Para enderezar la región cervical y aumentar la altura, llevar la barbilla ligeramente hacia delante sin bajar la cabeza. Aquí, es el esternocleidomastoideo, que se extiende desde el esternón y la clavícula y se inserta en la apófisis mastoides del hueso temporal detrás de las orejas, el que hace el trabajo.
Mientras estiras la cabeza hacia arriba, siente el estiramiento en el resto de la columna vertebral y visualice la energía fluyendo hacia arriba a través de la columna. Al mismo tiempo fija tu conciencia en Anahata Chakra. Este aspecto de la práctica es un claro ejemplo del principio tántrico más básico: usar el cuerpo para trascender el cuerpo.

HASTA UTTHANASANA

En Hasta Utthanasana, posición 2 y 11 de Surya Namaskar, el practicante se abre desde dentro y se comunica con el inmenso potencial y la fuerza que el sol representa para nosotros. Esta postura ha sido parte de las tradiciones espirituales y ocultas, invocando la gracia y el poder de las fuerzas superiores. Para abrirse al fuego cósmico, el practicante empuja ligeramente el plexo solar (manipura chakra) y la pelvis hacia él. El centro de gravedad del cuerpo así se sitúa más hacia delante, entre los pies. Luego los brazos se estiran hacia arriba, entrando en contacto con las orejas. La cabeza se inclina hacia atrás y mira hacia arriba, estirando la parte delantera y comprimiendo la parte posterior del cuello.

El cuerpo experimenta un estiramiento anterior completo y una ligera contracción posterior, dibujando una ligera curva de pies a cabeza, similar a un arco que estuviera estirado por poderosas fuerzas espirituales. Permítase relajarse y doblarse con la postura. Empuje el pecho un poco hacia adelante, con el objetivo de enderezar ligeramente la curva de la parte superior de la espalda. Cuando se realiza de una manera relajada ayuda a abrirse a las fuerzas cósmicas pránicas y espirituales.
El equilibrio puede ser un poco difícil en esta postura ya que la acción de levantar los brazos modifica el centro de gravedad. La tensión proviene cuando se trata de empujar demasiado el pecho hacia delante. Por lo tanto, se debe realizar gradualmente al principio, aumentando la curva hacia delante a medida que se ajusta a la posición. Utilizamos los siguientes músculos para mantener y formar la postura:

1.- Brazo superior y hombro: los músculos desde la escápula hasta el húmero (el tronco óseo de la parte superior del brazo) mueven la extremidad: el redondo mayor y menor, deltoides, coracobraquial. El músculo dorsal, procedente de las seis vértebras torácicas inferiores, el sacro, la parte posterior de la cresta iliaca y las cuatro costillas inferiores, y su inserción en el húmero también permiten elevar el brazo.

2.- Antebrazo: el tríceps braquial extiende el antebrazo.

3.- Muñeca: los dedos y las manos se estiran por el músculo palmar corto, tensando la palma de la mano, el extensor común de los dedos en el húmero e insertado en la parte posterior de cada dedo, estiran la muñeca y los dedos, al igual que el cubital posterior, extensor radial largo y corto.

4.- Espalda: el trapecio y el dorsal ancho se contraen con ligero énfasis en las nalgas.

5.- Frontal: el serrato anterior en el pecho expande la caja torácica y aumenta la capacidad respiratoria. Los músculos abdominales se estiran, incluyendo el músculo recto abdominal, oblicuo externo e interno y transverso abdominal.

UTTHANASANA

Esta postura es completamente opuesta a la posición 2. Desde un potente estiramiento anterior pasamos a un también poderoso estiramiento posterior. Después de invocar las fuerzas divinas, llevamos estas a la tierra tocando el suelo y transformando así nuestra existencia terrenal. Nos rendimos y utilizamos conscientemente la fuerza de la gravedad. Utthanasana es una posición pasiva donde los músculos posteriores del cuerpo reciben un estiramiento profundo cuando el tronco se pliega sobre las piernas. Las manos (con las palmas planas) se colocan al lado de los pies o detrás del cuerpo para estirarlo más. Esta vez los músculos anteriores reciben masajes pasivos. Esta es una posición invertida, con Swadhistana Chakra en la parte superior. Están involucrados los siguientes músculos:

1.- Tronco: psoas e iliacus (proceden de la fosa ilíaca y se insertan en el área de inserción del psoas) doblan el tronco hacia adelante.

2.- Abdomen: los músculos están relajados.

3.- Cuello: esternocleidomastoideo y escaleno (desde las vértebras cervicales a las dos primeras costillas) doblan la cabeza hacia adelante.

4.- Espalda: estiramiento de los músculos paravertebrales, dorsal ancho (lumbar e inferior torácico), iliocostal (lumbar, torácico y cervical), espinoso cervical y espinoso de la cabeza, trapecio, redondo mayor y menor, infraespinoso.

5.- Brazos: estiramiento de brazos y manos como en Hasta Utthanasana, especialmente tríceps.

6.- Nalgas: glúteo mayor y menor se estiran.

7.- Piernas: los isquiotibiales en la parte posterior de los muslos, el sóleo y el poplíteo en las pantorrillas, y también los extensores de los dedos de los pies que tienen por objeto mantener la postura, se ejercitan todos.

ARDHA BHUJANGASANA

La práctica de Surya Namaskar puede ser imaginada como un camino para que el practicante desarrolle la conciencia del espacio. Después de medir y explorar el espacio alcanzado por medio de los brazos en las posiciones 2 y 3, el practicante, a partir de la posición 4, comienza a explorar el espacio extendiendo una pierna, lo más atrás posible. El espacio entre un pie y otro constituye el territorio cubierto por un individuo en Surya Namaskar, y este espacio será explorado en las siguientes posturas. Pero primero debe “reconocer” el espacio que puede cubrir en esta posición número 4.

En esta postura asimétrica, los principales músculos utilizados son los de los miembros inferiores. Aunque el centro de gravedad se baja, el equilibrio se hace más difícil porque la base de la postura no es ancha y la postura es asimétrica. Colocar las manos junto a los pies agranda la base y mejora el equilibrio. Los músculos que intervienen para estirar la espalda y la cabeza hacia atrás son los mismos que vimos en  Hasta Utthanasana, la principal diferencia es que este movimiento es más pronunciado y los brazos bajan hacia el suelo.

La mayor parte del estiramiento de este asana está en la parte delantera de los muslos, los músculos abdominales, en la espalda y en el cuello.

Trabajo de estiramiento sobre las piernas:

1.- Pierna de delante: Dorsiflexión del tobillo y flexión de la cadera. Glúteo mayor e isquiotibiales se estiran. El resto de músculos de la pierna están relajados.

2.- Pierna de atrás: Apoyo en el empeine, dorsiflexión pasiva del tobillo, ligera flexión de la rodilla. Cuádriceps femoral y psoas se estiran.

UTTHITA CHATURANGA DANDASANA

Postura de fuerza, consistente y firme. Como en esta postura debe retenerse el aliento también sirve como abstracción de los sentidos.

Los principales músculos que intervienen en esta postura son:

1.- Brazos: tríceps.

2.- Abdomen: músculo recto abdominal, se fortalece. Glúteos se contraen ligeramente. El cuello firme, no dejamos caer la cabeza.

3.- Piernas: Cuádriceps contraídos, isquiotibiales estirados.

ASHTA DANDASANA

Esta es una posición de entrega a la esclavitud terrenal y a las ataduras. Los siguientes músculos están involucrados:

1.- Tobillos y dedos de los pies: los dedos de los pies se extienden pasivamente, estiramiento del extensor largo de los dedos y del extensor largo del dedo gordo, los tobillos se estiran pasivamente estirando el tibial anterior.

2.- Rodillas: las rodillas son flexionadas por los isquiotibiales en la parte posterior del muslo.

3.- Parte superior de las piernas: el psoas mayor y el ilíaco flexionan el muslo mientras que el psoas menor flexiona el tronco.

4.- Cuello: se estira hacia atrás el longísimo cervical  (4ª y 5ª vértebras torácicas, 2ª a 6ª vértebras cervicales) y se contrae el complejo menor (se extiende desde el hueso occipital, 7ª cervical a 12ª vértebra torácica hasta la escápula). La parte anterior del cuello se estira.

5.- Brazos: el trapecio también está involucrado en el apoyo del cuerpo así como el  romboides mayor y menor (parte superior de la espalda).

BHUJANGASANA

Bhujangasana utiliza los músculos de flexión hacia atrás de la espalda para extender la columna vertebral y el cuello hacia atrás. Este movimiento se realiza principalmente por la fuerza ejercida por manos y brazos que empujan el cuerpo relajado hacia atrás dibujando una curva dinámica.

Los principales músculos involucrados son:

1.- Brazos: tríceps, estiran los brazos.

2.- Espalda: todos los músculos de la espalda están comprimidos pero no tensos en la posición final.

3.- Abdomen: se produce un estiramiento de los músculos abdominales. Las nalgas también se contraen ligeramente para mantener las piernas juntas y quietas; también esta contracción de glúteos sirve para proteger la zona baja de la columna.

4.- Piernas: los isquiotibiales se flexionan ligeramente para mantener la posición de las piernas.

ADHO MUKHA SVANASANA

El perro con la cara hacia abajo es una postura simétrica y estable en la que se alcanza el equilibrio al aumentar el ancho de la base aún más colocando los dos pies atrás separados ligeramente.

El trabajo muscular principal de esta postura se localiza en la parte posterior del cuello, la parte superior de la espalda y la parte posterior de las piernas. Los músculos principales en involucrados en esta postura son los músculos los brazos, que se fortalecen. El resto de los músculos que intervienen en esta postura estiran ligeramente. Los músculos principales son:

1.- Pantorrillas: soleo, popliteo, tendón de Aquiles (en la parte posterior del tobillo).

2.- Muslos: isquiotibiales y glúteos están ligeramente estiradas.

3.- Tronco: los músculos abdominales están ligeramente tensos. Los principales músculos de la espalda involucrados son: longísimo torácico, trapecio, dorsal ancho, redondo mayor y menor (también involucrados en el movimiento de los brazos). Los músculos del hombro se contraen activamente mientras los brazos se mantienen estirados y rectos.

COLUMNA VERTEBRAL

Todos los movimientos de Surya Namaskar constan de flexiones hacia delante y hacia atrás de la columna vertebral. Esta flexión alterna de la columna vertebral da innumerables beneficios al cuerpo, no pudiendo compararlo con otras formas de ejercicio físico. Todos los asanas de yoga reconocen la importancia de una columna vertebral sana, fuerte y flexible en la búsqueda de la salud en general. Sin embargo, su importancia va más allá de esto. La médula espinal es el camino conductor para sushumna, el nadi central a través del cual la shakti es despertada y liberada para su ascenso a sahasrara chakra.

Una comprensión más profunda de la estructura y funcionamiento de la columna vertebral nos permitirá apreciar más plenamente la importancia de Surya Namaskar, no sólo con fines de salud física, sino también en relación con el proceso del despertar de nuestra consciencia.

1.- Estructura y función

La columna vertebral está formada por treinta y tres vértebras, apiladas unas encima de otras formando una suave curva en forma de S. La parte frontal de cada vértebra es redonda y plana en la parte superior e inferior. Estas porciones planas encajan una encima de otra, separadas por una almohadilla o disco esponjoso. Esto actúa como un amortiguador entre cada vértebra, manteniéndolos ligeramente separados. La parte trasera de la columna vertebral es hueca, y contiene todos los nervios que van desde el cerebro a los diversos órganos del cuerpo. Estos nervios luego se ramifican a sus respectivos órganos a través de los espacios entre cada vértebra. Toda la estructura se mantiene en su lugar mediante una compleja disposición de músculos, tendones y ligamentos.

La columna vertebral es como el tronco de un árbol, soportando la estructura entera del cuerpo. En la parte superior de este tronco se encuentra la estructura ósea, cráneo, que contiene el más importante de todos los órganos humanos – el cerebro. La vértebra superior se llama atlas porque sujeta la cabeza como la mítica figura griega Atlas, que soportaba la tierra sobre sus hombros. La segunda vértebra es conocida como axis (eje), llamado así porque el atlas y el cráneo giran sobre él. Así, la cabeza puede moverse independientemente, o con el cuello.

En la región torácica, la columna vertebral soporta la caja torácica, compuesto de las costillas, los músculos y el cartílago. Más abajo, en la región lumbar o abdominal, la columna vertebral es como un ancla para los músculos que mantienen los órganos gastrointestinales en su sitio. Estos se mantienen suspendidos como si estuvieran en un bolso de tela, con la columna vertebral formando un asa.

En el tramo inferior (sacro) de la columna vertebral está la pelvis que es como una cesta ósea acunando los órganos excretores y reproductivos. Las cinco vértebras sacras se utilizan para formar un solo hueso en la parte posterior de la pelvis. Éstos son más pequeños, pues no tienen ninguna función real y no intervienen en los movimientos de la columna vertebral. Al final de estas vértebras sacras se encuentra el cóccix.

La espina dorsal no está absolutamente erguida en el verdadero sentido de la palabra ya que tiene cuatro curvas distintas. La curva cervical (cuello) tiene siete vértebras, la curva dorsal (pecho) tiene doce, la curva lumbar (parte inferior de la espalda) tiene cinco y la curva sacral (pélvica) también tiene cinco. Cada vértebra va soportando progresivamente el peso de la columna. Así, cada vértebra inferior es ligeramente más grande que la anterior, para soportar la carga creciente. El atlas, por ejemplo, es sólo un cuarto , respecto a la altura, de la vértebra lumbar.

Debido a esta intrínseca estructura, la columna vertebral es capaz de realizar una amplia variedad de movimientos. Puede doblarse hacia adelante, hacia atrás, hacia los lados y girar. Esto da al cuerpo una gran libertad de movimiento en la realización de sus diversas tareas.

2.- Desarrollo evolutivo

Los problemas de espalda se pueden relacionar en gran parte con una inconsistencia evolutiva que ocurrió durante la progresión del hombre del cuadrúpedo al bípedo. Estructuralmente, la columna vertebral fue diseñada como un puente en suspensión, sujetado en cada extremo. Originalmente estaba destinado a funcionar en posición horizontal, es decir cuando nos movíamos a cuatro patas. Sin embargo, en algún período del desarrollo, el hombre comenzó a ponerse de pie, caminando sobre los dos pies, y fue cuando los problemas comenzaron. Por supuesto, esto no quiere decir que no se hayan producido otros cambios compensatorios durante el curso de la evolución, pero esta inconsistencia básica en el desarrollo evolutivo sigue siendo la causa de los complejos problemas que pueden manifestarse en nuestra columna vertebral.

El desarrollo muscular de apoyo que se desarrolló en compensación para el funcionamiento vertical de la columna vertebral es suficiente para asegurar un soporte adecuado para las vértebras y, consecuentemente, para el resto del cuerpo. Sin embargo, el ejercicio inadecuado de esta musculatura, la obesidad y las malas posturas, que se producen con la flexión continua hacia delante durante las actividades de trabajo o debido a sentarse en sillas de manera incorrecta, son responsables de la mayoría de los problemas de la columna vertebral que aparecen hoy en día.

3.- Dolencias comunes en la columna vertebral

Debemos tener en cuenta respecto con los problemas de la columna vertebral que Surya Namaskar se utiliza principalmente como medida preventiva y no curativa. Aunque puede superar muchas dolencias de espalda como veremos más adelante, en algunos otros casos seria más beneficioso inicialmente un programa con otros asanas. Sin embargo, la práctica regular de Surya Namaskar puede prevenir estos problemas movilizando las articulaciones intervertebrales, desarrollando la musculatura de sujeción de la columna vertebral, fortaleciendo los ligamentos y masajeando nervios y vasos sanguíneos. Esto se hace aún más importante a partir de una mediana edad, cuando los músculos tienden a ser más débiles y la columna vertebral más rígida.

El área más problemática de la columna vertebral es la región lumbar. Sus dolencias pueden ser múltiples. Los músculos paravertebrales se vuelven rígidos y dolorosos con la acumulación de tensiones emocionales, sexuales y menstruales. Se puede lesionar debido a acciones descoordinadas al levantar, doblarse o incluso al conducir. Los ligamentos espinales pueden romperse si nos golpeamos esa zona fuertemente, golpes recibidos durante el deporte, etc. Estos músculos se desequilibran si el peso del cuerpo no está repartido equitativamente entre ambas piernas, debido a algún problema de los miembros inferiores. Sin embargo, las causas más comunes de dolor lumbar se deben a la mala postura, la falta de ejercicio y la vida sedentaria.

En una persona obesa, la tensión extra se acumula en la región lumbar debido al peso extra de depósitos de grasa en el mesenterio de los intestinos o en la pared abdominal. Se produce un estiramiento de los ligamentos y los músculos se debilitan. Esto ocurre porque, por regla general, las personas obesas comen demasiado y no hacen suficiente ejercicio.

El deslizamiento del disco intervertebral y la ciática se producen cuando el anillo cartilaginoso de los discos espinales que absorben los golpes se rompe y crea presión sobre los nervios entre las vértebras. Esto es terriblemente doloroso. Si los discos espinales se degeneran, la fricción de una vértebra moviéndose contra la otra puede provocar un mayor desgaste y degeneración de las vértebras acompañado de bastante dolor.

En los casos de desplazamiento de disco, ciática y degeneración del disco, las posturas de flexión hacia delante de Surya Namaskar agravarán el problema. Por lo tanto, se deben evitar todas las posturas de flexión hacia adelante en estos casos y se recomienda un programa guiado de asanas de flexión hacia atrás.

Los dolores de cabeza, debido a tensiones mentales y posturales, ocurren cuando los músculos de la cabeza, el cuello o los hombros se contraen y se espasman. Los espasmos musculares pueden sentirse como si tuviéramos un nudo en el músculo. Las tensiones emocionales profundas también pueden causar espasmo muscular y dolor en la región torácica, que a menudo es difícil de aliviar debido al efecto corsé de la caja torácica. Los movimientos alternos de Surya Namaskar pueden ser extremadamente útiles para aflojar estas áreas del pecho, cuello y hombros, evitando la acumulación de tensión muscular donde se produce el espasmo.

La escoliosis ocurre cuando la columna vertebral desarrolla una curvatura lateral. A menudo es una curva en forma de S, ya que un extremo de la columna vertebral se mueve en compensación por desalineación en el otro extremo. Puede ser causado por el desplazamiento de la cadera, tensión muscular desigual en cada lado de la espalda o crecimiento desequilibrado de los sistemas muscular y esquelético durante los primeros años de la adolescencia. En este caso, las posturas de flexión hacia atrás deben minimizarse y los estiramientos de flexión hacia delante se acentuarán para enderezar la columna vertebral.

Los problemas en la columna son complejos y numerosos, sin embargo, la práctica regular de Surya Namaskar bajo la guía de expertos profesores mejorará la condición de la columna vertebral y garantizará una vida libre de problemas de espalda.

En Surya Namaskar se trabaja todo tipo de estiramientos excepto laterales y torsión. Para complementar de una forma más completa la gama de movimientos de la columna (en un aspecto no terapéutico) en Surya Namaskar, podemos incorporar en el programa de práctica diaria posturas de estiramiento lateral como por ejemplo Utthita Trikonasana y posturas de torsión como puede ser Ardha Matsyendrasana. De esa manera se completa la gama completa de movimientos hacia delante, hacia atrás, hacia los lados y de torsión de la columna vertebral.

4.- Shusumna

El paso evolutivo radical de convertirnos en seres bípedos diferencia al hombre de otros animales, dándole una clara ventaja sobre ellos. Esto también se aplica a la evolución espiritual. Vale la pena destacar algunos puntos interesantes en este contexto.

En primer lugar, se dice que sólo a través de la encarnación humana puede un ser alcanzar la iluminación; esto noo es posible en una encarnación animal.

En segundo lugar, dentro de la columna vertebral se encuentra el pasaje de Shusumna, que contiene los puntos de localización física de los chakras, los centros psíquicos que gobiernan nuestro desarrollo de la conciencia superior y sobrepasan las tendencias animales. El más bajo de estos chakras, Mooladhara, que gobierna los aspectos más básicos e instintivos de nuestra naturaleza, se encuentra en la base de la columna vertebral, no en la propia médula espinal. A medida que avanzamos hacia arriba de Shusumna, los chakras expresan cualidades más altas y refinadas, que finalmente trascienden la naturaleza mundana de la humanidad. Cada chakra más alto involucra progresivamente estructuras neuronales más complejas.

En el nivel físico, el paso de la energía nerviosa requiere mantener la columna vertebral libre de obstrucciones, de modo que los impulsos del cerebro puedan ser transmitidos al resto del cuerpo y viceversa. Esto a su vez se refleja en el cuerpo psíquico, asegurando que el despertar de Kundalini tiene vía libre en su ascenso hacia el cerebro.

Por lo tanto, la manipulación que Surya Namaskar da a toda la columna vertebral hace más que mantener la estabilidad estructural en el cuerpo. También representa una purificación del pasaje Shusumna vital para que nuestras energías puedan ascender desde la raíz de nuestra naturaleza inferior para despertar nuestras facultades más elevadas.

 

 

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *