martes, abril 23Respiro y dejo de Pensar

Savasana, la postura más difícil

Savasana se traduce como la postura del cadáver, aunque nunca me gustó esa palabra y siempre la llamé postura de relax boca arriba.

¿Por qué la considero la postura más difícil? Savasana es el asana en la que más tiempo permanecemos, normalmente, en una clase de Yoga, con lo cual a nivel físico debemos realizar la postura correctamente y a nivel mental (aquí es donde viene lo complicado) debemos permanecer absolutamente conscientes de todo lo que va ocurriendo en nuestro cuerpo durante los 10 ó 12 minutos que puede durar la relajación final. A parte de ser la postura en la que más tiempo se permanece durante una clase de Yoga, es la postura que más veces se hace en una clase de Hatha Yoga clásico, donde recomiendan hacerla después de cada asana.

Cuando llega ese momento en el que el profesor/a dice que nos preparemos para la relajación, muchas personas ya se despreocupan de la clase de yoga, adoptan mal la postura, su mente “sale de la clase”; simplemente se tumban y dejan pasar el tiempo pensando en cosas que nada tienen que ver con el relax (que voy a hacer después de la clase, en la hipoteca, en el trabajo, en la pareja, etc).

La mente humana, si no se tiene práctica, permanece atenta durante minuto o minuto y medio, a partir de ese momento nuestra mente se dispersa en distintos pensamientos. El objetivo de savasana es permanecer “despierto” física y mentalmente durante el tiempo que se mantenga la postura.

Habitualmente las relajaciones finales se hacen guiadas por la voz del profesor/a, debemos permanecer atentos a cada indicación con plena consciencia y no sólo centrándonos en el envoltorio de nuestro cuerpo (piel, músculos, tendones) si no “introducirnos” dentro de nosotros completamente (huesos, nervios, venas, células….), de esa manera los beneficios de la relajación se multiplicaran. Por ejemplo, si nos centramos en el pie derecho y enviamos una sugestión de relax hacia ese pie, debemos meternos de lleno dentro de ese pie visualizando todo el interior, nuestra sensación de descanso se incrementará y hará que nuestra mente permanezca despierta.

A veces observamos como a medida que avanza la relajación los alumnos se van quedando dormidos. Cuando estamos en cualquier asana, el objetivo es que la mente esté en asana en todo momento, cuando la mente no lo está, no estamos haciendo realmente Yoga, estamos haciendo simplemente un ejercicio físico. El quedarse dormido durante la relajación hace que perdamos, precisamente, los beneficios que proporciona esta postura. Debemos aprender a relajarnos con la mente siempre despierta. No siempre el dormir supone descanso.

¿Cómo realizar Savasana?

Tumbados boca arriba, con las piernas ligeramente separadas dejando que los dedos de los pies caigan hacia afuera sin forzar, que caigan por su propio peso. Los brazos separados un poco del cuerpo con las palmas de las manos mirando ligeramente hacia arriba, como si formáramos dos pequeños cuencos con las manos. Lo más importante es la posición de la cabeza, que quede bien apoyada con el mentón apuntando ligeramente hacia el pecho o esternón. Con los ojos cerrados y respirando siempre por la nariz. Es recomendable abrigarse siempre un poco, aunque tengamos sensación de calor o la sala sea calurosa, sobre todo la parte inferior del cuerpo que es por donde solemos enfriarnos (pies y piernas), el relax es el método natural para que el cuerpo se enfríe.

Para personas con problemas lumbares o embarazadas, las piernas pueden quedar dobladas (separadas del ancho de las caderas) apoyando las plantas de los pies o colocando por ejemplo una almohada bajo las rodillas. Con problemas cervicales es recomendable colocar una manta o pequeña almohada bajo la cabeza. Para embarazadas a partir del sexto mes de gestación recomendable hacerlo tumbadas sobre el lado izquierdo con una almohada entre las piernas.

Hay personas que se sienten nerviosas en esta postura y más en la relajación final, dos consejos doy, o que hagan la relajación final sentadas en postura de concentración o que abandonen la clase.

Beneficios

Disminución de las pulsaciones cardíacas, de la presión arterial y de las ondas cerebrales y una reducción general de la velocidad del metabolismo. Contrarresta los efectos perjudiciales y sensaciones molestas generadas por el estrés.

Curiosidades

En Savasana la circulación de la sangre es completamente perfecta, es en la única postura en que esto se cumple.

Si después de Savasana nos levantamos con calor o sudando significa que estamos enfermos o que vamos a enfermar.

Nunca salir de Savasana de manera brusca. Después de realizar esta relajación final, no ducharse, no comer, no salir corriendo de la clase, no beber. La presión arterial durante la relajación baja y de manera natural tarda entre 15 y 20 minutos en volver a su estado normal, si hiciéramos cualquiera de estas cosas estaríamos recuperando esa presión arterial de manera brusca. Haciéndolo de manera natural estaremos “absorbiendo” todos los beneficios de ese relax final.

Recomendable empezar siempre la relajación desde los pies hacia la cabeza, en las piernas se encuentran los músculos más largos del cuerpo y los que tardan más en relajarse.

Si alguna persona se quedara dormida durante la relajación, la única manera de saberlo es por los ronquidos o por que al final del relax toda la gente se incorpora menos los que se hubieran quedado dormidos, la mejor manera de despertarlas es rozando con los dedos de la mano la punta de la nariz o el dedo grande del pie, de esa manera despertarán de una manera placentera. Nunca despertarlas de una manera brusca.

“Savasana es el descanso del guerrero, la ducha después de una dura jornada laboral, la recompensa al trabajo bien hecho, las caricias después de hacer el amor”.

 

Víctor de Miguel

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.