sábado, junio 23Respiro y dejo de Pensar

Los llamados Superalimentos

La idea de que existen alimentos que tienen extraordinarios beneficios para la salud resulta muy atractiva, e indudablemente ha acrecentado el interés del público en general por los llamados superalimentos. Y de hecho, desde el punto de vista científico en este campo, se ha demostrado que determinados compuestos o componentes presentes en los alimentos y en las bebidas pueden ser especialmente adecuados para las personas.

El concepto de «superalimento» es popular cuando se habla de comida y de salud. Los titulares de los medios de comunicación están plagados de informes sobre alimentos ultra sanos y milagrosos en sus resultados de aportes de nutrientes. Pero en sí, la salud de una persona depende de “muchas cosas” y que ningún alimento, por sí solo, previene de ninguna enfermedad. La clave en nuestra salud está en una dieta equilibrada y variada, en la que las verduras junto a las legumbres tengan una fuerte presencia, pero también es importante hacer ejercicio o descansar adecuadamente.

Este tipo de alimentos hay que consumirlos crudos o con la menor cocción posible y tomarlos muy frescos para que mantengan sus propiedades intactas y facilitarle al organismo su absorción. Cuidando la variedad y la calidad de los alimentos ayudamos a nuestro cuerpo a mantenerse sano, sin necesidad de someternos a dietas atiborradas de un solo tipo de superalimento. Es siempre bueno añadir alimentos de este tipo de procedencia lejana para aportarnos y añadir nuevos nutrientes,  pero debemos basar nuestra dieta en aquellos alimentos cercanos que sin duda no serán tan caros y por seguro que nos aportaran muchos beneficios igual.

Acai berry, agave, vinagre de manzana, aloe vera, fruta del baobab, algas, cerezas, cacao, proteína de arroz, camu camu, algarrobo, moringa, cayena, semillas de chia, chlorella, canela, coco, durian, lino, ginko biloba, ginseng, bayas goji, té verde, guaraná, cáñamo, kombucha, lucúma, maca andina, MSM azufre, maquí, mesquite, noni, granada, reishi, rooibos, curcúma, espirulina, quinoa, etc etc.

Porque no??? El aceite de oliva virgen extra, las legumbres, los cítricos, los cereales, el ajo, verduras de los tres tipos más recomendables: crucíferas (brócoli o col, por ejemplo), hojas verdes como las espinacas o las acelgas y aquellas que contengan beta carotenos, como la zanahoria o la calabaza.

Pero no me puedo olvidar de los dos superalimentos más abundantes y tan cercanos, que descuidamos alarmantemente su calidad: el agua y el aire. 

En el equilibrio de la dieta, en la práctica de ejercicio diaria, el descanso del cuerpo y la mente, manteniendo una forma de vida activa cuidaremos de nosotros.

Aprende a respirar, aprende a escucharte y a escuchar, aprende a sentir y a intuir, no dejes de aprender.