viernes, noviembre 16Respiro y dejo de Pensar

¿FUE EL YOGA CREADO POR LAS MUJERES?

Según la reconocida escritora e historiadora feminista Vicki Noble, el Yoga fue creado por las mujeres. La afirmación de Noble desafía el mito común de que a las mujeres no se les permitió practicar yoga hasta el siglo pasado. Tal afirmación también es mantenida por el erúdito tántrico Ramesh Bjonnes “las mujeres han sido gurús, sanadoras, yoguinis y diosas desde el principio de los tiempos“. 
mothergoddess (matrika) a mediados del siglo sexto
Matrika / Madre Diosa, mediados del siglo VI, India (Rajasthan, Tanesara)

 

Hoy en día, la mayoría de practicantes de yoga son mujeres. Si bien, el acceso por igual al perro hacia abajo podría parecer a primera vista como una victoria feminista, Noble y otros investigadores feministas cuentan una historia muy diferente. Preguntan: ¿por qué las mujeres aún practican una forma de yoga desarrollada por hombres, solo para hombres? De hecho, su investigación está descubriendo evidencia de una práctica de yoga centrada en la mujer, mucho más antigua, que precedió a los yoguis védicos hace miles de años.

¿Quien sabe?

La investigación de Noble sobre lo que ella llamó las “raíces de sangre femeninas” del yoga sugiere que había una práctica generalizada de yoga comunitario centrada en las mujeres que data del Paleolítico superior y del Neolítico. Celebrando los poderes naturales de “sangrado, nacimiento, curación y muerte”, este prematuro yoga se practicaba en rituales de danza. De esta forma, se creía que la enfermedad era eliminada de la comunidad y que se mejoraba la fertilidad en mujeres, animales y cultivos alimentarios.

Khmer-Yogini-Dancer-2a
fuente desconocida

Noble apunta a las imágenes femeninas de Buda y sacerdotisas chamánicas que son tan comunes en los artilugios y estatuillas de la Vieja Europa y Asia (6000 aC). Ella propone que la variedad de posturas que se muestran en estas primeras esculturas, así como los frescos, murales y el arte rupestre a través de los años, son expresiones de un antiguo yoga chamánico finalmente codificado en las escuelas formales que conocemos hoy.

yogagoddess12
Diosa sentada de Creta (c.5500 BCE) 

Noble cree que estas esculturas, sellos y figuras transculturales representan mujeres en posturas corporales sorprendentemente similares al yoga asana. Muchos muestran a mujeres sentadas con los ojos cerrados, las piernas cruzadas una sobre la otra o de pie con los brazos levantados. Algunas llevan collares de cintura y cinturones de cadera con cuentas sobre su área púbica, que se asemejan a imágenes posteriores de Yoginis indios o Dakinis tibetanos. Noble escribe “aunque tales figuras son anteriores a la codificación formal del yoga en la India por muchos miles de años, se podría decir que cada una de ellas representa gráficamente los pasos del yoga que llevan a niveles progresivamente más profundos de conciencia y funcionamiento hasta que, finalmente, la conciencia ordinaria ha trascendido en la dicha del éxtasis “.

Monica Sjoo es otra historiadora feminista que ha escrito extensamente sobre la historia del yoga femenino. Sjoo afirma que el concepto de elevar la energía Kundalini, tan fundamental para la filosofía y la práctica del yoga, se originó con estas sacerdotisas yóguicas. Ella señala que muchas estatuillas prehistóricas muestran mujeres fusionadas con árboles, con serpientes que se enroscan alrededor de sus cuerpos y emergen de sus cabezas. ¿Estaban estas mujeres elevando la energía kundalini en el árbol del mundo (columna vertebral humana) para lograr ‘alas’ o iluminación de la conciencia (iluminación)?

Matrikas
Matrikas

Tanto Sjoo como Noble argumentan que el concepto de Kundalini se originó en los “Siddhis” femeninos (poderes yóguicos) de la menstruación, la sexualidad femenina, el nacimiento natural y la menopausia. Noble cree que estos antiguos ritos yóguicos fomentaban el flujo libre y espontáneo de la energía kundalini a través de la comunidad de mujeres y, por extensión, en toda la comunidad.

En la actualidad, los eruditos de yoga en general coinciden en que el descubrimiento de un sello en el valle del Indo (que representa a un hombre sentado en lo que ahora llamaríamos postura de loto) es la primera referencia histórica del yoga. Pero hay muchos sellos y estatuillas similares que representan mujeres en posturas corporales rituales, y muchas de ellas mucho más antiguas. Como Uma Dinsmore-Tuli escribe en su libro Yoga Shakti: Una guía para el poder y la libertad de la mujer a través del yoga y el tantra “” El hecho de que la mayoría de las figurillas desenterradas en el valle del Indo eran femeninas, hace pensar en el vínculo indio de las civilizaciones paleolíticas matriarcales con la prehistoria del yoga “.

yoginiHarappa, 2600-1,900BC #
Harappa -2600-1900 a.

Se afirma que el yoga moderno deriva en gran medida de la tradición Hatha, pero las raíces de Hatha van más allá del Tantra. El erudito escribe “… si hablamos de yoga como práctica, como tecnología espiritual, su origen es el Tantra prehistórico, no los Vedas … parece evidente que el yoga surgió del chamanismo en lugar de la tradición védica sacerdotal, como la mayoría de eruditos del yoga occidental  creen “. Y el antiguo Tantra prehistórico se remonta a las prácticas chamánicas centradas en la mujer de la prehistoria.

Mira nda Shaw es una historiadora de las raíces femeninas del Tantra Yoga. En su libro Apasionada Iluminación , describe los restos de templos redondos de piedra al aire libre que aún se encuentran en la India, donde las estatuas de mujeres bailando con cabezas de animales, son un recordatorio de los rituales de éxtasis de estas yoguinis.

64yoginitemple_hirapur
Templo de Yogini Hirapur

Shaw escribe cómo las yoguinis se reunían en las fiestas para tocar “címbalos, campanas y panderos y bailaban dentro de un halo de luz y una nube de incienso”. Dentro de esta congregación nocturna, “un círculo de yoguinis festejaba, realizaba rituales, enseñaba e inspiraban a otras comunidades”. Cantaban “canciones de realización” entreteniéndose con canciones espontáneas de profunda visión espiritual”.

yogini-madres-Tanjavore
Madres antiguas (Sapta Matrikas), Tanjavore, Tamil Nadu

La potencia mágica del Tantra fue transmitida por una línea femenina “poseedoras de poder” – una misteriosa secta de mujeres llamada los Vratyas – y no fueron un caso aislado. Los yoguis taoístas de China y Dakinis del Tíbet también fueron poderosos maestros espirituales, otorgando poderes e iniciaciones.

Los tántricos femeninos fueron llamados por muchos nombres, Dakinis (mujer que vuela) Vidyadharim (poseedor del conocimiento) Vira (heroína), pero el término más común era Yogini (guardián de los secretos ocultos). Entonces, ¿quiénes fueron estas mujeres? ¿Por qué sabemos tan poco de su historia hoy?

Noble, Shaw y Sjoo coinciden en que con el avance del patriarcado, las técnicas de éxtasis de las mujeres fueron gradualmente absorbidas por las prácticas más ascéticas de los hombres. En la meditación sentada, lo trascendente no se buscaba a través del cuerpo, sino a través de las prácticas de la mente. Las mujeres y sus funciones biológicas llegaron a ser negativamente equiparadas con la vida del cuerpo y pronto los ritos femeninos fueron prohibidos por completo. Yogini y Dakini se convirtieron en “brujas”, “demonios” o incluso “prostitutas”.

diosa

Pero sus enseñanzas, como afirman Sjoo y Noble, no se extinguieron: se las arreglaron para convertirse en el nuevo conocimiento “secreto” de una nueva élite espiritual, el sacerdocio brahmánico. Y con el tiempo nos olvidamos que hubo una vez un tipo diferente de yoga. Una en la que los poderes inherentes del cuerpo femenino se celebraban y aprovechaban para la iluminación, la libertad y la compasión, y el beneficio de la comunidad.

Noble cree que el yoga es un asunto feminista porque hasta que comprendamos el papel central de las mujeres en el desarrollo del yoga, no puede ser una práctica femenina verdaderamente efectiva. Noble enseña lo que ella llama Yoga Lunar, un yoga adaptado al antiguo calendario lunar y los ciclos naturales de las mujeres. Aquí el enfoque no está en perfeccionar las posturas yóguicas sino en experimentar el “flujo” de energía. Ella insta a las mujeres a reclamar las “formas naturales y biológicas de acceder y experimentar el poder yóguico de nuestras antiguas hermanastras”.

Noble escribe que aunque la idea del yoga de la mujer “parezca glorificar a la mujer a expensas del hombre, o capitular la desgastada idea de la década de 1950 de que” la biología es el destino “, en realidad no lo hace”. En cambio, busca reconocer la “calidad dinámica de éxtasis que especialmente parece marcar la experiencia de yoga centrada en la mujer”. Parece que el legado de Noble está siendo escuchado. Cada vez más rechazamos una visión del cuerpo como profanado, alineándonos con una antigua visión femenina del cuerpo como sagrado, una vasija para lo divino.

estaticyoga.jpg

Entonces, a medida que nos reunimos en clases comunales, me pregunto si nuestra práctica de yoga puede convertirse, al igual que las prácticas de nuestros antiguos ancestros, en un ritual de bendición y curación dentro de la comunidad. Según Noble, el legado de las antiguas yoguinis puede “activarse en el aquí y ahora para traer equilibrio y renovación a nuestra comunidad a través de nuestro deleite en los poderes del cuerpo físico”.

Para mí, esto parece una herencia yóguica que bien vale la pena mantener. Así que no entiendo por qué, a pesar de la reciente avalancha de artículos y libros que exploran las raíces históricas del yoga, muy pocos mencionan las contribuciones de las mujeres. ¿Por qué es el debate actual entre los estudiosos de yoga con respecto a la verdadera historicidad del yoga (tiene 5000 años o solo 500) apenas tiene en cuenta el legado de las antiguas yoguinis? Encuentro este punto ciego desconcertante. No puedo evitar preguntarme, en esta llamada era post feminista, si el yoga realmente “ha recorrido un largo camino baby?”.

Texto original de Danielle Prohom Olson, publicado en https://bodydivineyoga.wordpress.com/2011/02/25/did-women-invent-yoga/

Traducción por Víctor de Miguel