jueves, abril 26Respiro y dejo de Pensar

El Yoga ha dirigido mi vida, por el Dr. Miguel Fraile

En Octubre del año 1968 empezaba mis estudios de Medicina con 17 años recién cumplidos. Quería ser médico y conocer el porqué de las enfermedades y el dolor de la gente. Mi propia intranquilidad interior, mi ansiedad, y el afán por descubrir un lugar donde sentirme seguro me empujaban a la Medicina pensando que me ayudaría en la zozobra e intranquilidad interior que me acometía y condicionaba mi vida cotidiana.

No había terminado dicho año 1968 cuando al visitar una librería me encontré con un libro sobre Yoga de García Salve. El Yoga era entonces una disciplina desconocida salvo para un pequeño grupo de ilustrados que se relacionaban con él y mantenían su práctica casi en secreto, como si perteneciesen a una comunidad oculta y accesible solo para sus iniciados.

(Con el paso de los años he pensado a veces que yo no me encontré con aquel libro, sino que el libro me buscó y me encontró en cuanto entré en aquella librería).

Decidí que no podía perder más tiempo. La lectura de aquellas páginas me empujó a practicar Yoga en el aislamiento de mi habitación, siguiendo las indicaciones explicadas por García Salve.

Mi sorpresa fue tan intensa al empezar, con mayoro menor acierto, a practicar Yoga, que desde entonces ya no he podido abandonarlo nunca en mi vida. Cuando realizaba aquellos ejercicios me sentía mejor, más dinámico, más ligero, y sobre todo la ansiedad y la zozobra interior quemarcaban el final de mi adolescencia se diluían completamente sin dejar rastro en mi interior. Con el paso de las horas volvía poco a poco ese malestar, pero ya no me importaba tanto, sabía que si hacía Yoga volvería a diluirse y desaparecer. Tenía en mi mano la terapia definitiva para mi malestar, y la puerta que abría caminos desconocidos en mi interior hacia estados vivenciales que nunca antes había podido siquiera imaginar.

Practicaba y practicaba a diario aquellos ejercicios, y según profundizaba con ellos en mi interior, descubría más y más espacios internos desconocidos. Decidí entonces que tenía que realizar también Psicoanálisis para profundizar aún más en mi ser interno.

Durante once años realicé Psicoanálisis mientras seguía practicando Yoga, el cual ya formaba parte de mi vida como el comer o el dormir. Desde entonces nunca se me ha ocurrido que podría abandonar su práctica. El Yoga era mi vida, como lo era el vivenciar, el disfrutar, el anhelar, o el padecer. La amplitud de vivencia que el Yoga mantenía en mí, me hacía sentir con gran intensidad los pormenores de la vida otorgándola una intensa plenitud vivencial.

Con la ayuda del Yoga me sentía vivo y vibrante. Era como un amplificador continuo de mi vivencia cotidiana.

Hacía unos años que había acabado mis estudios de Medicina. Ya estaba trabajando cono médico. Ya había practicado Yoga con distintos maestros y ya había viajado varias veces a la India practicando allí igualmente con diferentes gurús.

En el mes de Abril de 1982 abrí el Centro de Yogaterapia Asanga movido principalmente por el afán de compartir con los demás lo que el Yoga me había enseñado, y todo lo que me había ayudado como persona para crecer y evolucionar, compartiendo la calma, el sosiego, y el conocimiento que había aprendido con su práctica. Pocotiempo después complementé la práctica del Yoga con la práctica de la Meditación Budista Vipassana que había estudiado y practicado con distintos monjes budistas Cingaleses.

La combinación de Yoga y Vipassana ha marcado mi existencia entera, y les debo lo que soy y lo que he alcanzado de autoconocimiento. Hace poco tiempo en un viaje a China, al visitar en Pekín el Templo del Lama recién reconstruido tras el fin de la revolución cultural maoísta, tuve un ataque de llanto ante la gigantesca figura del Buda que domina ese templo. Me postré ante esa figura y lloré agradecido ante esa representación de Buda Sakhyamuni por habernos explicado el Dharma que tanto me ayuda a vivir.

El Centro de Yogaterapia Asanga se convirtió para mí en una escuela de pensamiento en la que pude combinar mis conocimientos personales con las aportaciones que los alumnos me ofrecían de su personal experiencia del Yoga y la Meditación. Creé los Cursos de Formación en Yogaterapia para transmitir la enseñanza del Yoga desde una óptica de utilización terapéutica para intentar ayudar a las personas en sus dolencias físicas y psicológicas. Buscando igualmente trasmitir la utilización del Yoga y del Vipassana como vías de crecimiento interior y madurez personal para superar conflictos de índole psicológica o estados alterados de personalidad, con especial énfasis en las disfunciones emocionales que tan frecuentemente nos determinan.

En estos 35 años de dedicación y estímulo al Centro de Yogaterapia he podido publicar seis libros que son mis creaciones más íntimas y personales:

“Curación y Salud Integral por el Yoga” 1984.

“Meditación Budista y psicoanálisis” 1993.

“Yogaterapia: Curso de Formación” 1997.

“La Energía Liberadora” 2000.

“El Grito Silencioso” 2006.

“Más Allá del Yo” 2012.

Hay una progresión en las citadas obras desde aspectos más amplios y generales a nivel teórico en las primeras, hacia aspectos más íntimos, personales, y evolutivos a nivel interior en las últimas.

El Yoga ha dirigido mi vida, la ha llenado de sentido y la ha orientado hacia el autoconocimiento y la libertad interior. Lo poco o mucho que he conseguido internamente ha sido gracias al Yoga, que desde mi adolescencia me atrapó y secuestró vivencial y anímicamente.

Gracias y Mil Veces Gracias a todos los sabios y maestros que a lo largo de la historia humana han estructurado esta disciplina como vía de plenitud y totalidad vivencial.

El Dr. Miguel Fraile continua dando clases de Yoga y Vipassana en el centro Dalmai Yoga de Madrid. Más info en www.yogaterapiaasanga.com

 

One Comment

  • Xosé Carlos Caramés López

    Corroboro lo dicho aquí por Miguel Fraile. He realizado los cursos que imparte con gran satisfacción, y enseño yoga según he aprendido con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *